Cecilia García, en la faceta teatral

400
Cecilia García ganó una estatuilla como Mejor Actriz en Premios Soberano 2018.

Cecilia García ha dado vida a diferentes personajes en sus 50 años de carrera; sin embargo, la actriz dominicana dice que interpretar a Judy Garland, en Al final del arcoíris, es el papel con el que más se ha sentido identificada.

García, quien se alzó con el premio Soberano 2018 como Mejor actriz por este mismo personaje, expresó que aunque pudo llevar a las tablas otra obra, prefirió realizar una segunda temporada de Al final del arcoíris, bajo la dirección de Carlos Espinal. “Es la (historia) más plena y es un placer tremendo el volver hacerla”, dijo en un encuentro con la prensa de arte y espectáculos.

La obra, cuyo nombre original es End of the rainbow, se presentará nuevamente en la sala principal Carlos Piantini del Teatro Nacional “Eduardo Brito”, a las 8:30 de la noche, con tres funciones, los días 25, 26 y 27 de mayo.

El elenco sigue intacto. Además de Cecilia García, estarán en escena José Lora (Checho), como el amigo pianista de toda la vida de Garland, y Mario Arturo, quien interpreta a Mickey Deans, el último marido de la cantante estadounidense.

El equipo lo completan Gustavo Rodríguez, en la dirección musical, acompañado por siete músicos; Lillyanna Díaz, en el diseño de luces, y Ángela Bernal, en la escenografía.

La actriz y cantante dijo que continúa con la intención de realizar un concierto este año como parte de la celebración de sus 50 años en el arte. “Seguimos teniendo ese deseo de hacer un concierto puramente para cantar, tener una buena orquesta, un solo vestido, sin bailarines; solo la pureza, orquesta, voces, música, canciones y buenos arreglos, más nada”, puntualizó.

Por otro lado, el director de la pieza teatral, Carlos Espinal, definió a García como “una marca país y representación del orgullo dominicano”. Al final del arcoíris es un drama musical sobre el regreso a escena de Judy Garland en la Navidad de 1968, hasta su muerte en 1969. El libro, escrito por el dramaturgo inglés Peter Quilter, fue estrenado en agosto del 2005, e incluye once canciones y un midley.