Sergio Vargas, el Gran Soberano rebelde que Villa Altagracia aplaude

731
Sergio Vargas recibió la llave de la ciudad en un concierto que reunió a varios artistas de diversos géneros para celebrar el premio.
El merenguero celebró con su pueblo por el galardón que le entregó la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte)

El merenguero Sergio Vargas se ha caracterizado por su espíritu rebelde, especialmente cuando se trata de decir lo que piensa, y su amor por Villa Altagracia, orgullo que no oculta y que saca a relucir en cada momento. Su preocupación por las cosas que suceden en la República Dominicana encuentran espacio en cada escenario en el que se presente, y en esta ocasión no fue la excepción.

Mientras en Villa Altagracia se celebraba por el Gran Soberano que el artista recibió en la pasada ceremonia de premios de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), el intérprete de “La quiero a morir” sacó un momento antes de subir al escenario para expresar que el país se ha convertido en una nación que, poco a poco, ha ido perdiendo derecho moral hasta para quejarse.

“Los pueblos tienen que aceptar que el que cobra por votar pierde los derechos morales a exigir”, dijo sin mediar palabras. “Los jóvenes tienen que dejar de decir: yo no me meto en política. La política es una ciencia; decir eso es una irresponsabilidad y te metes en el expediente de los culpables”, agregó en una entrevista con elCaribe.

El merenguero, de 56 años, consideró que el país “está lleno” de gente que no entiende que “el empoderamiento es de Dios, y es parte de resolver las grandes crisis que, como nación, nos afectan; lo cual, catalogó como una responsabilidad de todos, no solo de un presidente, un gobierno o un partido político”.

El “Negrito de Villa” se refirió a la postura de algunos ciudadanos que piden la construcción de un muro en la frontera Haití – República Dominicana, lo cual rechazó sin titubear. “El muro que debe construirse ahí es moral, de principios y de valores. La crisis no puede resolverla un muro, porque van a hacer túneles o escaleras”, sostuvo.

El también político consideró que hay que aprender a convivir como un pueblo que comparte una isla, cada uno en su territorio, dejando las negociaciones a los gobiernos, no a manos de ‘pandillas’ que lo que están es haciendo dinero y riquezas a costa de las discrepancias actuales. “Hay mucha hipocresía y habladores en ese tema”, agregó.

Sergio Pascual Vargas Parra aseguró que los dominicanos deben dejar de mandar e ir a ver la realidad, porque “los que viven en la frontera, viven en paz”. “Los hombres y mujeres que trabajan en el gobierno, encargados de esa parte, son los que tienen que poner las reglas del juego, pero sin hablarle mentira a la gente”, puntualizó.

Hospital y escuelas para Villa

Sergio Vargas destacó que lo que más feliz le hace son las cosas buenas que puedan llegar a Villa Altagracia, un pueblo con más de 100 mil habitantes sin fabricas ni hospitales, como él la describe.

“Tenemos que darle asistencia a mucha gente que se accidenta en el tramo del kilómetro 9 de la autopista Duarte – Bonao y no tenemos un centro de salud que nos permita servirnos nosotros y ayudar al que se accidente”, expresó.

El intérprete de “Marola” y “Vete y dile”, entre otras, dijo que sobre su llamado al Estado dominicano de construir cinco escuelas de música, recibió respuesta inmediata por parte del director general de Programas Especiales de la Presidencia, Domingo Contreras, para organizar un encuentro con el Presidente Medina y tratar el tema.

“Eso es algo muy serio y no deben dejármelo a mí solo. Yo no pedí nada para mí, pedí para mejorar el futuro conductual de la comunidad artística dominicana”, agregó.

Recalcó que poner atención a este llamado es una forma de evitar que se repitan casos como el de Omega “El Fuerte”, cuyo comportamiento califica como falta de formación, y aseguró que los cementerios reciben cada día a más jóvenes que no han tenido más opción que delinquir. “El Estado está invirtiendo muy poco dinero para formar a los jóvenes de los barrios como ciudadanos”, destacó. Incluso, considera que esto enseñaría a unificar criterios y vivir en unidad, algo que no pasa entre los merengueros.

“Gran Soberano podía esperar”

Sergio Vargas considera que el Gran Soberano es un reconocimiento que lo merecen muchas personas en la República Dominicana y que él podía esperar.

“Cuando mencionan artistas para ese galardón, y mi nombre aparece, he externado mi opinión. Cuando apareció con Fefita y Cuquín Victoria, o ahora cuando era junto a Anthony Ríos, decliné también (…) pienso que podía esperar”, destacó.

Por lo pronto, el artista manifestó que lo que le falta es seguir escribiendo su parte de la historia y que cuando revisen en el pasado su nombre aparezca, por lo menos, entre un grupo de personas que “nunca riñeron con la justicia ni con Dios”, puntualizó.

Celebró por todo lo alto

Para celebrar el Gran Soberano, el productor artístico Luis Medrano preparó un concierto el pasado domingo patrocinado por la Cervecería Nacional Dominicana, Barceló, Pepsi, el alcalde Edwin Ferreira y el Ministerio de Turismo. El parque de Villa Altagracia se convirtió en el escenario de festejo, por el que desfilaron Alex LC y Karolina Herrera, Michel El Buenón, Silvio Mora, Ramón Orlando, El Poeta Callejero, Clasicom, Doble T & El Crock, El Chuape, La Manta, Carlito Wey y Bulin 47, antes que Sergio Vargas recibiera las llaves de su tierra natal de manos de la Alcaldía, e interpretara algunos de sus temas más conocidos.

Un disco bohemio y otro de merengue

“El Negrito de Villa”, Sergio Vargas, reveló a este medio que está dándole toques finales en Nueva York a dos producciones discográficas en las cuales ha estado trabajando: un disco bohemio que se llamará Afiches, y otro de merengue.
Aún sin fecha de lanzamiento, adelantó que del álbum de merengue promociona “En un solo día”, una composición de Wason Brazobán que Dioni Fernández adaptó al ritmo de la güira y tambora. Este tendrá 12 temas en total, compuestos por él y otros autores. Mientras que en Afiches recoge una parte de “las mejores salsas de la década de 1990” en baladas y bohemias. Aunque no ha incluido colaboración con urbanos, sostuvo que si tiene la oportunidad grabaría con algunos de los exponentes dominicanos, “con el que aparezca”.