Pacquiao no se rinde

360

Tengo que reiterarlo: Manny Pacquiao es uno de los grandes del boxeo moderno. Y ha escrito una historia singular. Una grandiosa historia difícil de igualar.

Ningún otro boxeador ha logrado ganar ocho coronas mundiales en diferentes divisiones. Desde el cetro mosca (112 libras) hasta el mediano junior (154 libras).

Pacquiao, quien ya cumplió 38 años, conquistó esas ocho coronas mundiales. La última fue la que corresponde al peso la mediano junior al derrotar, y no era el favorito, según expertos, al mexicano Antonio Margarito.

El pasado 1 de julio, en Australia, el experimentado púgil filipino fue víctima de uno de los grandes robos que se han registrado en el boxeo profesional. Fue claramente despojado de una victoria que en los hechos (claros) logró en la pelea que por el cinturón welter protagonizó con el australiano Jeff Horn.

Pacquiao se cansó de pagar golpes. En el noveno round fue un festival de ganchos, rectos cortos y jabs que llegaron limpiamente al rostro del afortunado Jeff Horn. El combate estaba para que el árbitro lo detuviera y declarara ganador, por nocaut técnico al filipino.

Su pelea del 14 de julio

Ya es oficial: Pacquiao enfrentar, el 14 de julio, al argentino, Lucas Matthysse. Estará en juego el cetro welter que tiene el respaldo de la Asociación Mundial de Boxeo.

Lean: “A poco más de un año de su última pelea, Manny Pacquiao regresará al cuadrilátero para enfrentar al campeón mundial de peso welter, Matthysse el 14 de julio en Kuala Lumpur, Malasia, así lo anunciaron ambos peleadores este lunes por la noche.

“Firmado, sellado y entregado: Orgulloso de anunciar oficialmente que el campeón mundial de peso welter de la AMB, Lucas Matthysse, expondrá su título contra Manny Pacquiao en Kuala Lumpur, Malasia, la noche del sábado 14 de julio, tiempo de Estados Unidos.

A este capacitado peleador filipino todavía le queda mucha gasolina en el tanque. Sigue siendo un guerrero encima de los ensogados.

Ya lo saben: Pacquiao sigue activo y es casi seguro que vuelva a ser campeón del mundo.

¿Quién opina lo contrario?