Bartolo demuestra que la edad es un número

508
Colón tiene 240 victorias de por vida.

Cuando Carlos Correa nació, ya Bartolo Colón tenía un año de firmado. El torpedero boricua de Houston, quien le rompió el juego perfecto al dominicano con una transferencia en el octavo episodio el domingo, vino al mundo en 1994. Bartolo pactó con Cleveland en 1993.

Josh Reddick, el autor del doble que puso al intento de juego sin hit de Colón, vio sus primeros rayos de luz en 1987 en Savannah, Georgia, lo que quiere decir que tenía 10 años cuando su excompañero en Oakland y lanzador rival del domingo debutó en las Grandes Ligas en 1997 con Cleveland.

Bartolo, a sus casi 45 años (los cumple el 24 de mayo) montó un espectáculo de calidad ante los Astros. Cedió un hit, dio una transferencia y aceptó una carrera en siete entradas y dos tercios. Recibió muchas felicitaciones después del choque que ganó su equipo en entradas extras.

Dos compañeros jóvenes

Hablando de sus compañeros, Nomar Mazara tenía una década de existencia en la campaña que Colón logró el Cy Young de la Liga Americana: 2005 con los Angelinos. Mazara debutó en las Mayores en 2016 con Texas, precisamente la última vez que el nativo de Altamira, Puerto Plata, fue al Juego de Estrellas.

Ronald Guzmán, criollo al igual que Mazara y de los jóvenes talentos de Texas, llegó al mundo en 1994, en La Vega, según su biografía. ¿Quién le iba a decir que 23 años después estaría defendiendo la primera base de Texas y en la lomita por su equipo estaría un serpentinero que hasta ahora demuestra que la edad es un número?