La riqueza gastronómica de Brasil

345
La feijoada es el plato típico de Brasil, elaborado con frijoles negros y carne de cerdo deshidratada.

Así de grande como es Brasil es su gastronomía, fruto de la mezcla de otras culturas como la portuguesa, indígena, africana, italiana, alemana… Mariscos, arroz con frijoles, frutas tropicales, carne asada y derivados del maíz, son algunos de los principales ingredientes que forman los platos autóctonos de este país sudamericano, aunque cada región tiene su repertorio de recetas determinadas por su herencia cultural, los ingredientes de la zona y lo que sea más apropiado comer según el clima.

Por ejemplo, la feijoada es el plato típico de la cocina brasileña. Es un guiso hecho con frijoles negros y carne de cerdo deshidratada. Por lo regular, los brasileños la sirven con arroz y naranjas, espolvoreada con harina de yuca.

Los postres son otros de los sabrosos manjares de este país, la mayoría son preparados con leche de coco, huevo, maní y harina de maíz. Entre los más consumidos se destacan el ‘Quindin’, una especie de flan elaborado con yemas de huevo, coco rallado y azúcar, y el Pavé, una tarta helada elaborada con bizcochos (generalmente remojados en zumos o licores) colocados en diferentes capas.

Las bebidas son un acompañamiento esencial para cualquier comida. Las frutas, como el coco, proporcionan numerosos batidos y zumos, además de la famosa agua de coco, mientras que la cerveza siempre se sirve con mucha espuma en el país carioca. Sin embargo, el licor nacional brasileño es la cachaça, hecha a base caña de azúcar destilada y su calidad depende de la madera del barreño. La caipirinha, posiblemente sea el cóctel más expandido por el mundo, hecho también a base de cachaça, zumo de limón y azúcar, ideal para tomarla una noche de copas en la playa.