Trump destituye al secretario de Estado

249
Rex Tillerson.

Washington, DC. En un cambio importante en víspera de las conversaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte, el presidente Donald Trump despidió ayer a su secretario de Estado, Rex Tillerson, y dijo que postulará al director de la CIA, Mike Pompeo, en su reemplazo, una medida largamente prevista pero escandalosa por su brusquedad.

“Discrepábamos en varias cosas”, dijo Trump momentos después, dando una versión diplomática del fin de una relación turbulenta que incluyó trascendidos nunca negados de que Tillerson calificó a su jefe de “idiota” durante reuniones con otros funcionarios.

Tillerson dijo que delegaría sus responsabilidades para el fin de la jornada del martes al subsecretario John Sullivan.

En declaraciones a la prensa tras su despido, Tillerson dijo que dejará su puesto formalmente a fin de mes, y exhortó a los empleados del departamento a continuar en sus puestos. Abogó por un traspaso de mando en orden a Pompeo.

Las conjeturas del despido de Tillerson se multiplicaron luego de esos trascendidos a fines del año pasado y nuevamente cuando funcionarios de la Casa Blanca revelaron a varios medios el plan de reemplazar a Tillerson por Pompeo. Sin embargo, Tillerson siguió en el puesto y aseguró que nadie le había dado la razón a sus detractores.

El cambio significa que un enemigo acérrimo del acuerdo nuclear con Irán queda a cargo de la diplomacia estadounidense al tiempo que el presidente inicia conversaciones sumamente difíciles con Corea del Norte.