“La música me ha ayudado a vivir y es mi soporte”

859
Camille Berroa reveló que “muchas veces me he topado con la incomprensión de los padres, y creo que esto es uno de los mayores obstáculos para el aprendizaje del niño”.

Camille Berroa se ha dedicado más a la enseñanza de la música que a interpretarla, y es que ella es más pedagoga musical que intérprete. Su pasión por la música inició a los 10 años de edad. Ella comenta que se enamoró del violín luego de ver a un grupo de niños que tocaban en conjunto, y dijo que fue tan grande su impresión que se dijo a sí misma: “yo quiero estar ahí con ellos”; sin embargo, por cuestiones de la vida, el primer instrumento musical que tocó fue el piano. Esta destacada violinista, quien en la actualidad es profesora de violín en la Escuela Elemental de Música Elila Mena y profesora de violín del Sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles en Santiago, comenta que no eligió ser profesora, sino que “poco a poco fui entendiendo que ser profesora de música era donde me sentía bien y donde podía ser “yo misma”, a pesar de las dificultades. Recuerda que inició a los 16 años como asistente de Zunilda Pierret, su profesora de violín.

¿Qué le motivó a estudiar música, fue una decisión propia o sugerida por sus padres?
Mi madre tocaba piano, pero al casarse abandonó la música. Entonces, años más tarde, le regalaron un órgano, que estaba destinado para que mi hermano aprendiese música, pero la que terminó aprendiendo fui yo.

¿Cómo fue esa época, qué recuerdos guarda de ella?
Fue una época maravillosa, no había tantas distracciones tecnológicas como ahora.

¿Por qué el violín y no otro instrumento?
Me enamoré del violín cuando vi un grupo de niños que tocaban en conjunto, y yo me dije a mí misma: “Yo quiero estar ahí con ellos”. Sin embargo, mi primer instrumento fue el piano.

¿Qué fue lo que más le costó aprender?
Lo más difícil ha sido aprender a controlar el miedo escénico.

¿Cuáles son sus compositores favoritos?
Bach, Beethoven y Brahms.

¿Cuáles son sus planes para cuando llegue el retiro de la música?
Yo pienso que nunca me retiraré de la música. Ella me ha ayudado a vivir y es mi soporte.

¿Por qué eligió ser profesora de música?
Creo que no lo elegí, sino que poco a poco fui entendiendo que ser profesora de música era donde me sentía bien y donde podía ser yo misma, a pesar de las dificultades. Comencé a los 16 años como asistente de Zunilda Pierret, mi primera profesora de violín. No todos los niños y jóvenes que estudian un instrumento musical llegarán a ser solistas, o a participar en una orquesta de renombre. Algunos se irán por otras áreas, como la composición, la producción musical. Yo me fui por el área de la educación.

¿Cuánto tiempo y qué experiencia ha tenido como profesora?
Tengo más de 25 años de experiencia. He trabajado para la Academia Dominicana de Música y el Centro de Pedagogía Musical, en Santo Domingo. En Puerto Rico trabajé como profesora de teoría y solfeo en el antiguo Programa de Cuerdas para Niños del Conservatorio de Música. Actualmente soy profesora de violín en la Escuela Elemental de Música Elila Mena y profesora de violín del Sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles en Santiago.

¿Organiza conciertos de violín para sus estudiantes?
Sí, tenemos presentaciones en Navidad y al final del año escolar. También visitamos instituciones de ayuda a personas con problemas de salud.

¿Dónde se formó y por cuánto tiempo estudió?
Me formé en la Academia Dominicana de Música, donde obtuve el diploma de Profesora de los Cursos Elementales de Piano, con la Prof. Milagros Beras, y en el Conservatorio de Música de Puerto Rico, donde obtuve la Licenciatura en Educación Musical y en Violín y donde estudié con los destacados violinistas puertorriqueños Henry Hutchinson Negrón y Don José (Pepito) Figueroa. También estuve dos años en París, Francia, en la Escuela Normal de Música de París, fundada por Alfred Cortot, donde tomé cursos especializados de violín, con la profesora Solange Dessane, y luego en Lérida, España, con el profesor Manuel Solans.

¿Cómo se lleva con las pifias, notas falsas y las dificultades de sus estudiantes en las clases?
El estudio de un instrumento musical requiere tiempo, disciplina, concentración y esfuerzo. Muchas veces me he topado con la incomprensión de los padres, y creo que esto es uno de los mayores obstáculos para el aprendizaje del niño. Por lo demás, la lucha es constante para alcanzar afinación, destreza y musicalidad.

¿Qué metodología utiliza para sus clases?
Utilizo la metodología tradicional, y también la metodología Suzuki. Esta última, basada en la filosofía de enseñanza del Dr. Shinichi Suzuki, en Japón, ha sido una fuente de inspiración para mí. “Todos los niños pueden”, decía Suzuki, siempre y cuando se les cree el ambiente adecuado para su desarrollo. l

Estudios
Estuve dos años en París, Francia, en la Escuela Normal de Música de París, fundada por Alfred Cortot, donde tomé cursos especializados de violín”.

Declaración
No todos los niños y jóvenes que estudian un instrumento musical llegan a ser solistas, o participar en una orquesta de renombre. Algunos se irán por otras áreas, como la composición y producción musical”.