Cumplir a Pantoja

316

Señor director: A través de ese prestigioso medio de comunicación del país hemos observado y leído la información que da cuenta del acuerdo arribado por las autoridades gubernamentales y municipales del Distrito Municipal de Pantoja, municipio de Los Alcarrizos, que van desde la corrección de averías, trabajo de asfaltado de la calle principal La Isabela y las demás vías de la comunidad.

También el director de la Junta Municipal de esta demarcación, Mario González, se comprometió a hacer eficiente la recogida de basura, acondicionar las aéreas de recreación y parque, así mismo, darle seguimiento a las cañadas del sector.

Creemos que es justo y necesario resolver los problemas que aquejan a las comunidades de Pantoja durante largos años, ya que es un sector que aporta suficientes recursos al Producto Interno Bruto de la nación.

Entendemos que aunque el acuerdo ha sido firmado por funcionarios de quinta categoría esta vez, esperamos no sea para entretenernos una vez más, como ha pasado en otras ocasiones, especialmente con el director de la Junta Municipal, Mario González, que no sabemos en qué invierte el dinero del presupuesto de las más de 23 comunidades olvidadas, por falta de una buena planificación.

Consideramos que no debemos esperar un día más de lo acordado por las autoridades en Pantoja porque será demasiado tarde para beneficiar a niños, jóvenes, adultos y ancianos que hacen vida en esta importante demarcación de Santo Domingo.
Sebastián Solís Paulino
Ciudadano

El fracasado diálogo

Señor director: Siempre se supo que ese diálogo entre venezolanos en República Dominicana no llegaría a nada concreto ni a ninguna conciliación, por ser dos sectores tan antagónicos, un gobernante intransigente, apegado al poder en forma dictatorial y represiva, una oposición dividida, esa sonrisa protocolar de la canciller de Maduro, como diciendo estoy aquí de paseo para ganar tiempo. Maduro es un excamionero de carga, que Chávez le dejó Venezuela como un legado falso. De todos modos, el presidente Medina debe sentir la satisfacción del deber cumplido, tratando de conciliar un diálogo difícil, que no llegó a nada concreto, pero al dejar una ventana abierta, no hay ningún fracaso; gana el país que trató de buscar la paz y el orden democrático de aquella nación. Hoy merecemos un aplauso ante los ojos del mundo.
Alfonso de Jesús Bencosme
Ciudadano