Local aloja a policías se cae a pedazos

153
Santiago no cuenta con un palacio policial adecuado.

Santiago. Los agentes adscritos a la Dirección Cibao Central de la Policía Nacional trabajan en un espacio en condiciones de estrechez, prácticamente apretujados en dos módulos habilitados hace dos años.

Las condiciones de deterioro son tales que el comedor presenta grietas y con las lluvias los agentes prácticamente se ven expuestos a mojarse. En el segundo nivel donde funciona dicho comedor comenzó a ser levantado otro espacio, pero los trabajos de construcción fueron abandonados con apenas algunos block colocados y luce arruinado. En uno de los dos módulos de cartón “plywood” funcionan varias oficinas del Ministerio Público, entre estos el de violencia física (homicidio), falsificación, robo, el Dican.

En el otro módulo están la oficina de investigación, de relaciones públicas y el despacho, que actualmente ocupa el general Víctor Hernández, director del Comando Cibao Central, que cuenta con un personal a su cargo de 2,600 agentes para las provincias Espaillat, La Vega y Santiago. Tan solo en Santiago cuentan con mil 800 policías.

Promesas

El 14 de agosto del año 2015, durante el inicio de los trabajos de construcción del edificio de dos niveles que aloja al Sistema de Emergencia 9-1-1, el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, informó que tan pronto concluyeran la obra, donde invirtieron prácticamente 900 millones de pesos, comenzarían las edificaciones para alojar a los agentes de la Dirección Cibao Central y para el Ministerio Público. A la fecha esto no ha ocurrido y Santiago sigue a la espera de contar con un palacio policial.
Para el 9-1-1 se utilizaron cinco mil metros de construcción en una porción de 15,000 metros. Otra parte de los terrenos donde se encontraba el play para que los policías practicaran béisbol y softbol, ya fue cercada y forma parte del Parque Central.

Policía trabaja en completo hacinamiento

En la entrada, donde fueron instalados los dos módulos, permanece desde hace un largo tiempo el furgón de una empresa constructora. Algunos agentes han mostrado su incomodidad por las condiciones de estrechez en que deben desempeñar sus funciones y esperan que sea cumplida prontamente la promesa del Gobierno, de construir un espacio acogedor.