Dr. Carlos Jiménez Díaz

Para muchos médicos dominicanos, la Fundación Jiménez Díaz fue nuestro hogar en Madrid para realizar estudios de especialización. Nombres importantes de nuestra medicina como el Dr. Nossim Hazoury, el Dr. Julio Castaños, el Dr. Carlos García Lithgow, entre otros muchísimos dominicanos, pasamos por esa institución. Hemos querido rendir un homenaje al Dr. Jiménez Díaz, quien nació en Madrid en el 1898. Realizó sus estudios en la hoy Universidad Complutense de Madrid, en donde recibió en 1919 su título de licenciado enMedicina y Cirugía. Luego realizó su doctorado con la tesis “Factores esenciales en la dieta y el crecimiento”. Tanto en su licenciatura como en su doctorado, obtuvo premio extraordinario por su alto nivel acádemico. Obtuvo por oposición la catedra de fisiología de Madrid, y luego realizó estudios en Alemania, en las ciudades de Berlín y Franckurt con los más sobresalientes médicos de la época.

Temprano en su vida, Jimenez Díaz tuvo clara la idea de edificar un instituto de docencia e investigación, que aunara el servicio hospitalario con la clínica privada. En 1935 y junto a importantes personalidades médicas de la época, funda el Instituto de Investigaciones Médicas, que se instala en un ala de la nueva facultad de medicina de la Universidad de Madrid. En 1936 se inicia la guerra civil española, y el Dr. Jiménez Díaz se trasladó a Londres y París a dar cátedras y escribir un libro. Durante la guerra el instituto queda totalmente destruido. Al regresar a España, trabajó en San Sebastián, para finalmente regresar a Madrid. Al terminar la guerra civil, Jiménez Díaz fue sometido a un tribunal de depuración, ya que “pese a ser católico, había prestado servicios a elementos de la izquierda”. Durante varios años sufrió un aislamiento que le impidió reanudar sus ideales. En 1940, reabre el Instituto, pero en 1942, le fue concedida la Gran Cruz de Alfonso X el sabio, lo que le permite regresar a la ciudad universitaria, pero hubo de conseguir una nueva plaza en el Hospital general para finalmente regresar al instituto.

En 1955, el Instituto de Investigaciones Médicas abre sus puertas en un nuevo edificio, que también albergaría la famosa clínica que, por el nombre de la esposa de Jiménez Díaz, sería llamada de la Concepción. Allí se celebraría en 1958 el IV Congreso Internacional de Medicina Interna. En la Fundación Jiménez Díaz, se iniciaron la formación de médicos especialistas y de enfermeras. Entre los años 1955 y 1960 se haría una interesante experiencia docente, que se vio ahogada por las escasas posibilidades de autonomía universitaria; posteriormente se reanudó esta actividad en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid.

El profesor Jiménez Díaz fue académico de número en la Real Academia Nacional de Medicina y de honor de diversas Academias; Doctor honoris causa por las universidades de Coimbra y Navarra ; miembro fundador de la Sociedad Internacional de Medicina Interna, que presidiría entre los años 1960-64, de las de Alergia, Cardiología y otras varias; premio Juan March; y muchos otros reconocimientos.

Entre sus importantes publicaciones: Lecciones de Patología médica (1934-52), Problemas de la Patología interna (1944 y 1953), El asma y procesos afines (1953) y El médico explorando a su enfermo (1954) y muchos de sus numerosos artículos científicos. Fundó asimismo la Revista Clínica Española, en 1940, que aún sigue editándose en la actualidad. En 1948 se inició la edición del Bulletin of the Institute for Medical Research.

A pesar de la grave afección sufrida en 1963, y de un grave accidente de carretera acaecido dos años después, continuó Jiménez Díaz su labor incansable apoyado en sus muletas; murió súbitamente, mientras trabajaba en su propia clínica, el 18 de mayo de 1967.